La Catedral

Su planta es de cruz latina, con una serie de construcciones secundarias por su cabecera, que serían las dependencias en las que vivían los jesuitas. A pesar de la pérdida de sus bóvedas de cañón, cubiertas y fachada, su estado de conservación es relativamente bueno, ya que la práctica totalidad de sus muros de fábrica y arcos de medio punto se conservan, lo que nos permite una fácil restitución de su imagen original (Fig.11). Sus muros son de mampostería irregular, y sus ventanas, como saeteras, están recercadas de sillares de piedra caliza (Fig.12). En el interior, los grandes arcos de medio punto de dovelas de piedra caliza marcan el cruce entre la nave principal y el transepto, y soportaban las desaparecidas bóvedas de cañón o de arista.

El Palacio

El palacio está situado en el extremo opuesto de la colina, hacia los acantilados del lado norte y oeste, y se compone del edificio residencial del emperador Susenyos, del recinto que delimita el área del palacio, de la terraza situada a mayor cota que el terreno natural en la que se sitúa el palacio, y de la gran cisterna de 14m. de altura, semienterrada hacia la zona de la terraza sobreelevada, y con tres alzados hacia la cota inferior del terreno (Fig.13). Las caras interiores de los muros conservan parcialmente su revoco original de mortero de cal con una decoración pictórica de motivos de rosetones de varios colores, cuyo perfil recuerda a los labrados en piedra de los casetones de la bóveda de Gorgora Nova.

La Cisterna

Es un edificio semienterrado, colocado a la izquierda de las escaleras de acceso al recinto del palacio, por su lado suroeste. Su altura salva el desnivel entre la plataforma a la que está situado el palacio y la cota del terreno natural. Su volumen aparece enterrado desde la plataforma del palacio, por el que se accede a su interior a través de su cubierta por medio de una escalera en recodo. Presenta fachada hacia sus lados suroeste, noroeste y sureste. Su interior (Figura.4 texto anterior Pdf, renombrar), es de planta rectangular, y la estructura de su cubierta está resuelta con una sucesión de arcos de dovelas muy cercanos entre si. En el extremo opuesto al acceso, se encuentra la entrada de agua canalizada, y un rebosadero superior. Los paramentos interiores están revestidos de un mortero destinado a impermeabilizar las paredes, evitando así filtraciones del agua.

© W+G Arquitectos